Buscador de lugares accesibles

¿Quieres incluir un lugar accesible?

Agenda

20/06

Un año más, desde nuestra Asociación, ponemos en marcha el Programa HidroSport...

Espacios naturales

flamencos en las marismas del parque natural

Una extensión importante del suelo del término municipal pertenece al Parque Natural Bahía de Cádiz, de gran valor ecológico, protegido desde 1989. Sobre un gran estuario la acción del mar, los vientos y los sedimentos fluviales depositados durante siglos, han dibujado un mosaico de paisajes entre playas y marismas que constituyen la bahía de Cádiz. Abarca varios términos municipales, introduciéndose en gran parte en El Puerto de Santa María hasta limitar con la ribera izquierda del río Guadalete.

Merece la pena ser visitado por constituir un importante hábitat de reproducción, invernada y migración de poblaciones de más de 200 especies de aves acuáticas. El parque nos muestra además un paisaje de extrema singularidad con playas vírgenes, marismas, salinas y pinares. Asimismo es destacable el milenario aprovechamiento que de este medio ha hecho el ser humano, ya sea con la pesca tradicional con un total de hasta 40 especies, algunas de ellas de gran valor comercial, como con la explotación de salinas.

camaleón

La ciudad posee también amplias zonas de pinares, que han conseguido mantener su salud pese a la presión urbanística. Los pinares más destacados son el de Coig y Pozos de la Piedad, el del Oasis, el Coto de la Isleta, Tiro Pichón así como las Dunas de San Antón, existiendo también otros de titularidad privada como el del Obispo o el de Mochicle. Albergan una gran riqueza faunística, con pequeños mamíferos, aves como el cernícalo y la lechuza, y pequeños reptiles destacando sobre todo el camaleón, especie protegida y en peligro de extinción. En cuanto a su flora posee una vegetación homogénea y perenne con pinos piñoneros, pinos carrascos, sabinas, retamas, lentiscos, acebuches y brezo de mar.

La otra gran franja que acota El Puerto estaría constituida por su litoral al oeste, con un perfil de costa algo más escarpado con calas y largas playas. Merece mención especial los "corrales de pesca" entre la playa de Santa Catalina y Puerto Sherry (arte de pesca que consiste en una construcción inundable por las mareas, ejemplo magnífico de aprovechamiento sostenible del mar y, al mismo tiempo, un tesoro histórico y natural en grave riesgo de desaparición), y los restos de una fortificación de la cual se conserva una muralla a pie de playa que le da nombre y personalidad propia a la misma.

paseo junto a los corrales de pesca de la costa oeste