Buscador de lugares accesibles

¿Quieres incluir un lugar accesible?

Agenda

20/06

Un año más, desde nuestra Asociación, ponemos en marcha el Programa HidroSport...

Historia

restos arqueológicos fenicios

Los primeros vestigios de asentamiento en El Puerto de Santa María son del paleolítico inferior; el yacimiento de “El Aculadero” así lo atestigua. En “Las Arenas” existe otro yacimiento del Mesolítico y, junto a la torre medieval de Doña Blanca, se excava actualmente un poblado fenicio cuya cronología se sitúa desde finales del siglo IX y comienzos del siglo VIII adC. hasta finales del siglo II adC.

Se cuenta que El Puerto de Santa María como Ciudad fue fundada tras la Guerra de Troya por Menestheo, caudillo de Atenas, quedándose en ella y llamándola El Puerto de Menestheo. Más tarde los fenicios y los griegos impulsaron el comercio a través de su puerto. Prueba de ello es el yacimiento de Doña Blanca que data del siglo VIII a.C. Posteriormente fue ocupada por romanos y visigodos hasta el siglo octavo.

Fueron posteriormente los musulmanes en el año 711, vencedores en la famosa batalla que daría nombre a nuestro río "Guadalete" y que supuso la entrada de los árabes en la península, quienes la llaman a la ciudad desde ese momento "Alcanatif" o Puerto de las Salinas.

Alfonso X

En 1260, Alfonso X conquista la ciudad a los musulmanes y le cambia el nombre árabe de Alcanatif por el de Santa María del Puerto. Este hecho es el argumento del texto de la Cantiga de Santa María nº 328, que forma parte del Cancionero de Santa María del Puerto. Dicho monarca organizó el repartimiento de las tierras y otorgó la Carta-Puebla, pasando a formar parte desde entonces de la Corona de Castilla.

Posteriormente, a partir del año 1368 y hasta el siglo XVIII, El Puerto pasa a formar parte de la casa ducal de Medinaceli y conocerá, durante este periodo, sus mayores días de gloria.

Réplica de carabela

Cristóbal Colón, entre 1483 y 1486 (aunque algunos investigadores apuntan al periodo 1490-91), fue huésped de los señores de El Puerto y recibió aportación para emprender el viaje que le llevaría al descubrimiento del Nuevo Mundo. Colón también estuvo en El Puerto en 1493, preparando el segundo viaje. Aquí se pertrechó la Santa María, propiedad del marino Juan de la Cosa, que fue piloto de Colón en 1492, y que en 1500, en El Puerto de Santa María, elaboró el primer mapamundi que incluye América.

Ya a principios del siglo XV, El Puerto tenía un lugar reconocido en el círculo mercantil y naviero. Desde esta ciudad se fletaban naves que recorrían las rutas de las especias, la seda, etc. Su infraestructura en astilleros, instituciones de comercio y formación de marineros y navegantes, la situó por delante de la mayoría de ciudades portuarias.

Patio de Casa-Palacio

Durante los siglos XVI y XVII, El Puerto es invernadero y base de las Galeras Reales y sede de la Capitanía General del Mar Océano, lo que determinaría su protagonismo en la preparación de importantes expediciones navales de carácter militar. Su condición mercantilista la configuró como residencia de comerciantes (Cargadores a Indias), que, al construir sus lujosas viviendas, conformaron un conjunto monumental jalonado de Casas-Palacios y diversos edificios civiles y religiosos, de los que aún podemos disfrutar en su mayoría.

Desembarco de Fernando VII en El Puerto de Santa María, obra de José Aparicio

Proclamado rey Felipe V, la ciudad pide su incorporación a la Corona, lo que sucede el 31 de mayo de 1729, en que la Corte se traslada a veranear aquí ese año y el siguiente. Un siglo de las luces con una importante actividad mercantil y un gran número de ilustrados magnates asentados en la ciudad, daría paso en los primeros años del siglo XIX a una ciudad convertida en cuartel general del ejército francés durante la Guerra de la Independencia, bajo el reinado de José Bonaparte (1810-1812). Durante el reinado de Fernando VII (1814-1833), en el periodo del trienio liberal (1820-1823), El Puerto es nuevamente ocupado y tomado como cuartel general por tropas de la Santa Alianza, ejército francés conocido por los Cien Mil Hijos de San Luis, al mando del Duque de Angulema, con el fin de acabar con la resistencia liberal refugiada en Cádiz y libertar al rey Fernando VII. Liberado el rey, éste desembarca en El Puerto y deroga la Constitución de 1812, imponiendo de esta forma el poder absoluto de la corona.

Bodega

A partir de este momento, los avatares de la historia, las sucesivas desamortizaciones religiosas y civiles, los cambios sociopolíticos de cada momento, así como el desarrollo de la industria bodeguera, provocan la expansión de la economía local y el espacio urbano, marcando la vida y las gentes de esta ciudad.

costa oeste

Tras un fuerte período de recesión con la perdida de las últimas colonias de ultramar del imperio español, en el siglo XX se optó por nuevas vías para la expansión económica y para ello se explotó el comercio del vino con prestigiosas bodegas instaladas en la ciudad, además se mejoraron las infraestructuras para potenciar el turismo que han sido su principal fuente de ingresos hasta nuestros días.

En la actualidad la ciudad experimenta una fuerte expansión urbana, derivada de su constante aumento de población en los últimos años, su importante industria turística, y un gran desarrollo económico y empresarial gracias a su estratégica situación geográfica y amplia disposición de suelo industrial.