Buscador de lugares accesibles

¿Quieres incluir un lugar accesible?

Agenda

20/06

Un año más, desde nuestra Asociación, ponemos en marcha el Programa HidroSport...

Lugares típicos y monumentos

Castillo de San Marcos.

Castillo de San Marcos

Es uno de los edificios más representativos de la ciudad. Sus torres y almenas, recortándose sobre el cielo portuense, constituyen una silueta inconfundible y probablemente una de las imágenes más antiguas del conjunto arquitectónico de El Puerto. En su origen, alrededor del siglo X, se trataba de una antigua mezquita, el edificio más importante de la aldea musulmana de al-Qanatif. Tanto el muro de la quibla como el mihrab, aun se conservan en la construcción moderna. A esta primera época correspondería igualmente una antigua inscripción en uno de los accesos primitivos al edificio. La segunda etapa del edificio se corresponde con su transformación en santuario cristiano, producida a mediados del siglo XIII y vinculada a la conquista castellana de la zona por Alfonso X entre los años 1257 y 1260. Fue utilizado como iglesia hasta el siglo XIX y más tarde se readaptaría para viviendas, hasta que a mediados del presente siglo se acometiera la última gran remodelación, en la que el edificio adoptó su actual imagen.

El vaporcito navegando por la bahía de Cádiz

El Vaporcito de El Puerto a Cádiz.

El Vaporcito de El Puerto es una motonave que une Cádiz con El Puerto de Santa María. La comunicación naval en la Bahía de Cádiz data de tiempo inmemorial y, con el paso de los años, se institucionalizó la creación de servicios estables. Entre las ciudades citadas ya en la época de los barcos de vapor, primero con el "Cádiz", que estalló en 1929 en el muelle portuense de las Galeras Reales, siendo sustituido por el Adriano I, motonave en servicio hasta 1955, alternando con el Adriano II que se utilizó hasta 1982. El actual Adriano III data de 1955 y fue encargada a los astilleros de San Adrián en Vigo; realiza la travesía en unos 45 minutos. El mantenimiento del conocido popularmente como el vaporcito está hoy aún vigente, pero funcionando con motores de explosión. Declarado por la Junta de Andalucía "Bien de Interés Cultural" en 1999, en él se rodaron películas como La Lola se va a los puertos, La Becerrada o Calle 54. Su imagen es el logotipo turístico de El Puerto de Santa María. Constituye para el viajero una oportunidad de conocer la bahía de Cádiz desde el mar.

Parque Calderón

Parque Calderón.

El antiguo Vergel del Conde O’Reilly es el paseo más antiguo de la ciudad. Se construyó sobre la antigua capilla de las Galeras. Se componía de un paseo central con jardines a ambos lados y dos fuentes. En 1870 se había ensanchado desde la plaza de la Herrería hasta el muelle del Vapor suprimiendo los jardines y rodeándolo de una verja de hierro. En 1895 se amplió ganando terreno al río y formando el actual parque. Se sitúa entre la misma margen derecha del río y la conocida "ribera del marisco", y su silueta de palmeras recortada contra el cielo es una estampa inconfundible de la ciudad. En las agradables noches de verano es uno de los lugares favoritos de vecinos y turistas.

Escudo Heráldico en la fachada de la Casa de las Cadenas

Casas-Palacio del centro histórico.

Producto de la actividad comercial con la América Española o Indias en los siglos XVII y XVIII, nos encontramos en Cádiz, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda con un tipo de vivienda doméstica, adaptada a las necesidades pero a su vez espejo de la prosperidad y gustos estéticos de sus moradores, ricos comerciantes, habitualmente cargadores a indias. La arquitectura de las Casas-Palacio sigue una misma tónica aunque todas rivalizaban en la decoración de interiores y fachadas suntuosas: patio porticado sobre columnas de mármol, con una fuente en el centro, azulejos, escalera con barandal de maderas preciosas de Indias que daba acceso a un segundo piso, donde se hallaban las habitaciones y un tercero, la torre vigía, que tenía como finalidad la de servir de mirador al río, para observar la llegada de los barcos, la casa se ampliaba con un patio interior y un sótano o bodega en la que se guardaban los productos destinados a las Indias. El techo era plano de yeserías. El gran número de estas Casas-Palacio que existieron en la ciudad le sirvió para que esta adoptara el sobrenombre de "Ciudad de los cien palacios".

Típica torre vigía
Fachada de Casa-palacio Reynoso

Las calles de El Puerto no son un buen lugar para despistar la mirada un solo minuto. A cada paso hay un pequeño palacio reconvertido en bloques de pisos, escudos heráldicos rematando las fachadas o multitudes de casas de cargadores a Indias que culminan en torres vigías. Actualmente y entre las que conservan mejor estado se pueden destacar:

  • Casa-Palacio de Vizarrón o de "Las cadenas".
  • Palacio de Aranibar.
  • Palacio de Santa Cruz o de Valdivieso.
  • Palacio de Villareal y Purullena.
  • Casa de Roque Aguado.
  • Casa-Palacio de Imblusqueta.
  • Casa-Palacio de Reynoso.

Iglesia Mayor Prioral

Iglesia Mayor Prioral.

Según recoge la historiografía tradicional, ya en el siglo XIII se constata la existencia de un templo, donde hoy se ubicara la Iglesia Mayor. Sin embargo, la documentación existente nos lleva hasta el siglo XV, momento en que se construye una iglesia bajo la advocación de la Virgen de los Milagros, patrona de la ciudad, patrocinada por el Duque de Medinaceli. El arquitecto tracista del edificio fue Alonso Rodríguez, Maestro arquitecto de la Catedral de Sevilla, al menos desde 1498. Como la mayoría de los edificios de la zona y la propia catedral de Sevilla, la iglesia está construida con piedra arenisca procedente de las canteras de la Sierra de San Cristóbal, de la que se abastecieron muchas obras portuenses. La planta diseñada por Alonso era de tres naves, con crucero ligeramente acusado y ábside pentagonal. A ambos lados se fueron abriendo capillas basadas en fundaciones y capellanías de nobles portuenses.

Interior Iglesia Mayor Prioral

Levantada a las puertas del conocido como “barrio alto” portuense, acumula en su edificación una sucesión de estilos, desde el gótico hasta el neoclásico, consecuencia de las diferentes etapas por las que ha atravesado en su dilatado proceso constructivo que concluyó en el siglo XVIII. Respecto al interior del templo conviene hacer mención de algunas capillas edificadas por los nobles de la ciudad. La gótica de Santa Rita, la de los Benavides, del siglo XVI o la de la Hermandad de la Soledad, con la escultura que Gaspar Becerra hiciera para Isabel de Valois. De gran importancia es también el retablo en plata de la capilla del Sagrario, de origen mejicano, donado en 1680 por el capitán y alcalde de la ciudad de San Luis de Potosí, Juan Camacho Jaina, natural de El Puerto.

Corrida de toros en la Plaza Real

Plaza de Toros.

Los toros y todo el universo que lo rodea han tenido siempre un fuerte arraigo en la ciudad. El coso taurino portuense es del siglo XIX de estilo ecléctico, terminó de construirse en el año 1880. Fue construida por una compañía, integrada por un grupo de ilustres patricios a quienes presidía D. Tomás Osborne Böhl de Faber, descendiente de la familia de la ilustre escritora Fernán Caballero. El proyecto fue obra de Mariano Carderera y Manuel Pardo. Tiene forma de polígono regular de 60 lados, consta de tres pisos. El coso presenta un diámetro de 99 metros y 60 de arena. Su capacidad está calculada para 12.000 espectadores siendo pues una de las más grandes de España tras Madrid y Valencia. El adorno de la fachada es un friso de azulejos con los atributos del toreo y las armas de la ciudad. En el pasillo de la puerta principal, luce un mosaico con la siguiente inscripción de una frase atribuida a Joselito "El Gallo" "Quién no ha visto toros en El Puerto, no sabe lo que es un día de toros". La temporada veraniega goza de gran éxito y aceptación, son miles los aficionados portuenses y de localidades cercanas que acuden a la centenaria Plaza Real para disfrutar de espectáculos taurinos.